Seminario de Formación en Psicoanálisis

La Escuela Freudiana de Montevideo los invita a emprender un nuevo año del Seminario de Formación en Psicoanálisis.

La apuesta es partir de los problemas fundamentales del psicoanálisis, desde sus fundamentos, para dejarnos interpelar por la clínica de nuestro tiempo.

El Seminario, de 3 años de duración, consta de tres ejes anuales rotativos: Inconsciente, Transferencia y Síntoma.

En cada eje se implementan diferentes dispositivos en los que se trabajan los textos de Freud, escritos y seminarios de Lacan, así como las interrogantes que despierta la clínica de quienes asisten al Seminario.

Los dispositivos de trabajo son:

-Recorrido de fundamentos

-Estructuras clínicas

-Formaciones en la clínica

-Talleres clínicos

-Grupos de investigación

-Otras actividades: Presentación de enfermos en el Hospital Vilardebó, Ateneos clínicos, seminarios y conferencias de miembros de la Escuela e invitados uruguayos y extranjeros.

Afiche EFM A3 SFP 01

 

 

 

 

 

Seminario de Formación en Psicoanálisis Año 2018

Eje: Síntoma

 

En el Seminario de Formación en Psicoanálisis nos proponemos trabajar a partir de un eje conceptual que va rotando cada año entre: Inconsciente, Transferencia y Síntoma.

Este año el eje temático que abordaremos es Síntoma, desde una perspectiva que necesariamente remite a su anudamiento con los otros dos ejes sobre los cuales hemos trabajado y que son: inconsciente y transferencia.

Se imponen entonces las siguientes preguntas: ¿Por qué trabajar sobre síntoma? y ¿Qué es un síntoma para el psicoanálisis?

Freud ubica el síntoma en un primer tiempo como una formación del inconsciente al igual que el sueño, el lapsus y el chiste, y lo define como una formación de compromiso. Se trata de una formación transaccional entre fuerzas
opuestas en conflicto, de un acto que el sujeto realiza de manera inconsciente y que le produce sufrimiento, agotando su energía psíquica al punto de incapacitarlo para realizar otras actividades.

‎Luego en su texto Inhibición, síntoma y angustia, Freud plantea que el síntoma aporta una satisfacción pulsional.

Por lo tanto, si asociamos el síntoma con la compulsión a la repetición observamos que esa satisfacción que aporta el síntoma va más allá del principio del placer y que en eso que se repite hay un goce sustitutivo. Sin embargo, el síntoma no suple una satisfacción pulsional reprimida, sino que es sustituto de una insatisfacción pulsional pues no existe una satisfacción posible para la pulsión; se trata de una falta estructural de la cual el sujeto no
quiere saber nada y, en este sentido, el síntoma es el encargado de suplir o de taponar esa falta estructural.

Es precisamente esta vertiente de goce que Lacan puntualiza, en RSI, cuando nos dice que “el síntoma no es definible de otro modo que por la manera en que cada uno goza del inconsciente en tanto el inconsciente lo determina” .

En este sentido, el síntoma porta una verdad a develar que va más allá del saber inconsciente, que va más allá de la cara metafórica del síntoma sujeta al significante, y que se vincula con su cara más real o sea con la posición de goce de cada sujeto.

Los invitamos a investigar y producir, para hacer trabajar al psicoanálisis, tomando este eje conceptual como pretexto.

 

Karina Olivera

Comisión de Publicaciones y Difusión

 

Actividades del Seminario de Formación en Psicoanálisis (SFP)
Días, horario y coordinadores:

Cronograma